Seleccionar página

Enseñar a tu perro a usar el trasportín o entrar en una jaula es un trabajo de entrenamiento que puede durar varios días. Cómo aprender a sentarse y quedarse dentro del trasportín es una habilidad fundamental para tu perro, te permite enseñar a tu perro a hacer sus necesidades en un sitio concreto y también le proporciona un sitio seguro donde viajar de manera cómoda y segura. Enseñar a tu mascota a usar el trasportín es una parte esencial de su entrenamiento en sus primeros meses de vida.

Hay momentos y situaciones en las que tu perro puede necesitar un espacio propio solo para él, una zona donde relajarse y sentirse seguro, por ejemplo, cuando está fuera de casa o cuando necesita un lugar donde dormir. También ayudarle a usar el transportar puede servir para aliviar su estrés y prevenir malos hábitos como morder muebles.

Antes de comenzar con el entrenamiento debes tener en cuenta dos cosas importantes:

  • El transportin debe de ser un lugar agradable y feliz donde tu perro pase el rato agusto y relajado.
  • Este entrenamiento es en realidad una serie de pequeñas sesiones de entrenamiento, no es recomendable hacerlo en un solo día ya que tu mascota no lo guardará en su memoria.

Lo primero que debes hacer es presentarle a tu mascota su transportín. Para ello debes colocarlo en una zona de tu casa donde paséis mucho tiempo, como puede ser el salón, coloca una manta o una almohadilla suave para que el suelo sea más cómodo. Debes acercar a tu perro al trasportín hablándole en un tono alegre. Recuerda mantener la puerta bien abierta. Para animarle a entrar puedes colocarle trozos de comida o juguetes cerca formando un camino que se vaya acercando cada vez más al trasportín hasta que tu perro entre completamente.

Si tu mascota no quiere entrar no le obligues ni le fuerces porque será un estímulo negativo y cada vez querrá acercarse menos. Simplemente continúa tirando golosinas dentro hasta que él entre solo y tranquilamente. Si a tu perro no le gustan las chucherías puedes probar con algún juguete.

Una vez que hayas conseguido que tu mascota entre en la jaula puedes darle de comer o darle juguetes ahí mismo para que el entorno se convierta en un lugar agradable para él. Además, es importante darle de comer en ese sitio, coloca ahí su plato de comida. Si tu perro se pone nervioso porque no quiere entrar a comer en el trasportín puedes colocar el plato al inicio de la caja para ir colocándolo cada vez más al interior.

educacion-transportin

Cuando esté dentro del transportan o de la jaula comiendo tranquilamente es el momento de cerrar la puerta lentamente. Al principio deberás abrir la puerta rápidamente en cuanto haya terminado de comer. Cada toma puedes ir dejando la puerta cerrada unos minutos más hasta que sea capaz de quedarse dentro con la puerta cerrada durante 10 minutos aproximadamente después de comer. Cada día debes intentar dejarle más tiempo con la puerta cerrada. Aunque se queje o llore no abras la puerta inmediatamente porque aprenderá que la manera de salir es llorar y lo seguirá haciendo.

Ahora es el momento de condicionar a tu perro para que permanezca dentro de la jaula o del trasportín.

enseñar-usar-transportin

Cuando tu mascota se quede tranquilamente comiendo dentro del transportín o la jaula sin ningún tipo de ansiedad o miedo puedes dejarlo dentro durante cortos períodos de tiempo mientras estás en casa. Puedes llamar a tu perro y ofrecerle un capricho, una chuche o un juguete para que entre mientras le das la orden que quieras: “entrar”, “dentro”, “perrera”, “jaula” o la palabra que tú prefieras, recuerda que las palabras con vocales abiertas son más fáciles de recordar para perros. Puedes animarle a entrar moviendo las manos. Una vez que esté dentro debes alabarlo y compensarle con una golosina o con y juguete y cerrar la puerta. Quédate cerca del transportín o de la jaula mientras él está dentro durante unos 5 o 10 minutos, luego puedes irte a otra habitación y volver al rato para volver a colocarte cerca del él. Ya puedes dejarlo salir. Este proceso deberás repetirlo varias veces al día. Cada día puedes ir aumentando gradualmente el tiempo hasta conseguir que se quede dentro durante 30 minutos o incluso dejarlo dormir toda una noche pero llegar hasta este momento puede durar varios días, no desesperes y cárgate de paciencia. Para tu perro es un cambio drástico y necesita de tu apoyo para acostumbrarse.

Una vez que tu perro ya se encuentre cómodo en la jaula o el trasportín puedes empezar a dejarlo solo cuando salgas de casa. Intenta variar tu rutina para salir de casa y que así tu perro no se acostumbre, puedes meterlo en la jaula 5 minutos antes de irte para no hacer la situación más incómoda para él. Pero cuanto empieces a salir de casa y dejarlo dentro continúa entrenándolo para que siga quedándose dentro del trasportín en casa mientras tu estés, sin dejarlo solo dentro más de 4 horas seguidas.

Si quieres que tu perro aprenda a dormir en una zona determinada también puedes usar la jaula o el trasportín. Al principio sería importante que estuviese cerca de ti, en el mismo cuarto. Cuando duerma toda la noche sin llorar o gemir podrás empezar a moverlo a otra zona más alejada hasta que finalmente se quede en el lugar que tú elijas.

¿Viaja tu perro en trasportín? ¿Tienes una jaula en casa y tu mascota se queda tranquilamente dentro? ¿O llora y quiere salir? Cuéntanos tu experiencia, ¡nos interesa!

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com