Antes de adentrarnos en las claves principales que debes conocer sobre esta enfermedad, debes saber qué es la leishmaniosis y de dónde viene. La leishmaniosis canina es una enfermedad grave sistémica, causada por el parásito Leishmania infantum (o mosquito de la leishmania) que afecta a los perros. También puede llegar a afectar a las personas, por lo que es muy importante el control y prevención de esta enfermedad. Una vez que sabemos qué es podemos empezar a hablar sobre las claves que no debemos olvidar sobre la leishmania:

¿Cómo se infectan los perros?: La leishmaniosis es una enfermedad transmitida por la picadura de un flebótomo. Los flebótomos son insectos de tamaño reducido que miden de 2 a 4 mm y que tienen el aspecto de un pequeño mosquito. La época de mayor actividad de los flebótomos incluye los meses cálidos, que en España puede extenderse desde mayo hasta octubre.

¿Es frecuente la leishmaniosis?: La leishmaniosis afecta a millones de perros en toda Europa. Es fundamental proteger adecuadamente al perro contra los flebótomos en caso de vivir en un área endémica de la cuenca mediterránea o si se está de viaje por esa zona (Italia, Grecia, Norte de África, España, Sur de Francia). La leishmaniosis canina es más frecuente en la zona del Mediterráneo. 

¿Cómo se manifiesta esta enfermedad?: Los perros pueden tardar desde varios meses hasta varios años en mostrar síntomas que pueden ser muy variados incluyendo pérdida de pelo general o en algunas zonas, especialmente en la cara, uñas exageradamente largas, pérdida de peso, cansancio, fiebre, sangrado nasal, cojeras, problemas oculares y daño renal entre otros. Estos son, entre otros, los principales síntomas de la leishmania.

¿Es una enfermedad mortal la leishmaniosis?: La leishmaniosis es una enfermedad crónica que en algunos perros puede llegar a ser mortal. Actualmente no existe ningún medicamento que pueda curar la enfermedad. Los tratamientos disponibles ayudan a paliar los signos clínicos de la enfermedad pero no a curarla.

¿Cómo protegerlos?: Los productos repelentes que evitan que el flebótomo pique al animal para alimentarse son una medida fundamental de prevención, en especial en las zonas donde la enfermedad en endémica. Se ha demostrado que tratar de forma habitual al perro con insecticidas repelentes puede reducir la incidencia de picaduras y por tanto la transmisión de leishmaniosis. Es importante protegerlos durante la época de mayor riesgo con antiparasitarios para perros, sobre todo combinando la fuerza de los collares antiparasitarios para perros junto con las pipetas para mascotas.

¿Tus mascotas han sufrido algún caso de leishmania? ¿Qué tratamientos contra la leishmaniosis utilizas?

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com